jueves, 29 de mayo de 2008

CAMINANTE, SI HAY CAMINO 26,05,08 / 29,05,08











Esta debería ser una crónica de unos dias de andarín por el Camino de Santiago, pero es un relato tantas veces repetido por cientos de peregrinos que he preferido contar otro aspecto, el lado oscuro del camino… una noche de albergue.
Cuando todavía clarean las ventanas con las ultimas luces del día, los caminantes van acomodándose para el descanso, algunos incluso parecen ya dormir a pesar del ruido. Poco a poco van consumiendose las charlas, las risas, y entonces comienza a tomar cuerpo una sinfonía oculta, de cuerpos revolviéndose, envolviéndose, crujir de literas, de cremalleras, toses, carraspeos y algún cuesquecillo apenas reprimido.
También estos sonidos se van acallando, apagandose…apenas unos instantes de silencio y brota una nueva cacofonía, al principio espaciada pero que va creciendo. Se perciben bufidos, gruñidos,alguno ya resopla vibrando los belfos como potrillo feliz, van acompasándose, animándose, compitiendo, el tono se eleva y se eleva hasta que algún gruñido desmedido, como de hipopótamo hambriento suspende la coral bruscamente. Alegria pasajera de los insomnes, que aprovechamos para cambiar de postura… y vuelta a empezar.
Sobre el casi rítmico soniquete empieza a surgir, a destacar, un tanto desabrido, silenciando incluso al resto, alguien desafinando ostensiblemente..ese esta aserrando el tronco con el serrucho mellado, o no se explica tal desorden gutural, incluso parece amenazante, ahora protesta, un grito, una pelea, berridos, relinchos, chillidos..¡¡ostras!! Si parece una combate entre un Tiranosaurios y un Triceratops..toma dentellada… y esos gruñidos bestiales.. Le ha matado y lo está devorando,la saliva le llena la garganta y tose exagerado, sigue, continua con un quejido largo, creciente, sostenido…joder..parece una carrera de formula uno.. Ya lo entiendo, este tío ronca siguiendo un guión, seguro que tiene hasta argumento…se queja, casi a voz en grito, gime, solloza.. O ha llegado el último o se ha piñado, pues me alegro.
Los demás estamos todos despiertos, callados, atónitos, con el corazón en un puño, se puede sentir la tensión y algún que otro pedete se escapa aprovechando el jaleo.. Hay que reaccionar, hay que hacer algo…¿le despierto? ¿le asfixio con la almohada? ¿le clavo el bastón en el corazón?.. Porque humano no puede ser.. Pero… parece que se calma... expectación... si así es... se apaga bruscamente.
De nuevo rebullir de cuerpos cambiando de posición. Tímidamente pero imparable vuelve a renacer el coro popular, casi relajante, de ronroneos, silbidos, mugidos.. Todo vuelve a su ser.

800 kms de caminar no es nada, 15 kg de macuto a la espalda es una tonteria… para casi 30 noches en un albergue del Camino de Santiago hay que ser un tío recio… es para pensárselo.
Que lo sepas.

martes, 20 de mayo de 2008

FOTOS MARRUECOS






































































































MARRUECOS 10,05,2008 ..18,05,2008

La verdad, no sé como podría describir la multitud de sensaciones que afloran en un viaje así, muchas no me las puedo explicar ni yo mismo, esas veces que te encuentras pleno, eufórico, satisfecho, sin saber muy bien decir porqué...el paisaje...la gente…
Algunas si tienen explicación: la tristeza por la miseria, consentida, provocada. El estupor de contemplar la prehistoria en vivo y en directo, del surrealismo de las parabólicas sobre techos de adobe.
También sé quien es el culpable de las risas….gracias al grupo, a unos compañeros geniales, divertidos, entrañables... amigos.
Definitivamente no soy capaz de transmitir tantas cosas, y como tampoco quiero contar la simple rutina lineal de 6 días de pedalear para recorrer algo mas de 400 kms, solo puedo escribir algunos apuntes de una semana increíble.
Marruecos:
Paradójico, unas casas están medio destruidas y otras a medio hacer. El exotismo oriental aquí mismo según la publicidad, y por supuesto la pobreza tercermundista, exótica o no. Marrakech, un caos demencial de tráfico, cientos de destartalados taxis de color marrón circulan a gran velocidad aprovechando cualquier pequeño resquicio que quede entre miles de bicicletas, ciclomotores, carromatos y burros. Cruzar a pie una calle es un deporte de riesgo, los semáforos son escasos y no se respetan y los pasos de cebra son un adorno.
La plaza Jemaa el Fnaa sin embargo está perfectamente organizada, kiosquillos de frutas, de dátiles, de comidas, limpiabotas y encantadores de serpientes y aguadores se distribuyen en perfecto y numerado orden, tan solo por la noche la humareda de las barbacoas le da un aire fantasmagórico y canalla.
En el recorrido hemos visto pocas alegrías, carreteras infernales, naturaleza implacable, un paisaje como del principio de los tiempos, puebluchos encajados en el fondo de los valles entre pequeños huertos, polvo, piedra y arena. ¿a quien se le ocurriría establecerse en estas tierras imposibles dejadas de la mano de Alá?.
El Alto Atlas resulta todavía un tanto amable, altas cumbres, cursos de agua por los profundos valles en los verdean cosechas y praderas ¡¡con vacas!! Por encima de los 2000 mts de altitud la temperatura es relativamente agradable, incluso tenemos que abrigarnos a ratos.
Después el Sagro, paisaje atormentado, barrancos sin fondo, laderas pedregosas, impresionantes cortados, minerales multicolores, se percibe la reverberación de calor del sol sobre la piedra.
Al fin el desierto, llanura inacabable renegrida y polvorienta.

Bereberes :
Parece increíble que en estas sierras haya vida mas allá de algunas plantas espinosas y alguna lagartija. Mas bien al contrario la gente habita en cualquier sitio por inhóspito que parezca, en modestísimas viviendas construidas de adobe perfectamente disimuladas en el paisaje, cuando no directamente en jaimas que trasladan en su nomadeo con rebaños de ovejas y cabras.
Rápidos en el saludo y de sonrisa fácil. Las mujeres parecen llevar el peso de las labores y se las
ve faenando en sus pequeños huertos, ellos mas bien parecen estar tocándose los cataplines tumbados en cualquier sitio, solo se los ve en movimiento si están trasladándose, pero no parecen hacer nada.
Los niños…en los alrededores de cualquier grupo de viviendas pululan multitud de niños, se excitan, saludan, corren hacia nosotros con una determinación increíble y con un error de calculo asombroso pues es mas que evidente que no van a llegar a tiempo. Evidentemente somos un espectáculo para ellos, y la posibilidad de que caiga algo..bombón..stilo.
En una breve parada en un collado llegó hasta nosotros, después de una frenética carrera por la ladera pedregosa, un chaval de 8-10 años, un nómada que no debe haber visto otra cosa que la sierra por la que vigila el rebaño, se paró sin acercarse ni decir nada, pero con una sonrisa que me pareció de felicidad por estar viviendo unos encuentros en la tercera fase, no sé si los extraterrestres éramos nosotros o él, pero desde luego le alegramos el día.

La ruta :
Han sido 406 kms recorridos en 6 etapas, y salvo una (la 3ª) fácil, corta y relajada, el resto son de una dureza considerable, no solo por la distancia sino también por el desnivel que se acumula en cada una de ellas.
1ª etapa. 51 kms. Asfalto. Ascendemos desde los 1400 hasta los 2400 de altitud. 5 kms de durísimo ascenso casi al final. El inicio discurre por un paisaje montañoso con encinas que bien podría ser la serranía de Soria o Teruel, al poco las laderas se van despejando y solo queda el arbolado y las huertas del valle. Llegamos a Imichil, junto a un lago entre montañas rojizas cuando ya está anocheciendo.
2ª etapa. 86 kms, 50 de pista y 1000 mts de desnivel. Excepto los últimos 15 kms el resto de la etapa transcurre siempre por encima de los 2000 mts, llegando hasta los 2600. Laderas desnudas cobijan estrechos vallejos fértiles, parece que el agua es relativamente abundante, corren varios arroyos que alimentan multitud de pequeños huertos y algunos frutales. Dormimos en Tamta, un bonito pueblo abrazado por montañas surcadas de retorcidos pliegues de roca. El Albergue de lo mejor, con fiesta nocturna incluida.
3ª etapa, 35 kms, Asfalto. Etapa de relajo y disfrute. Descenso desde el mismo origen de las Gargantas del Todra. Indescriptible. Poco a poco, foto a foto, nos vamos acercando a su parte baja, en un profundo y estrecho desfiladero donde se asienta la zona turística, autocares, puestecillos y restaurantes.. Guirilandia. Desde aquí un espeso palmeral nos acompaña hasta Tinerhir. El contraste entre el color rojizo del terreno, el verdor algo polvoriento de las palmeras, y las casas de adobe componen una estampa típica y tópica de Marruecos.
4ª etapa, 113 kms, Pista casi siempre en mal estado, pedregosa. Nos toca madrugón y vemos amanecer sobre la bici. Escasean los árboles, a ellos se suben las cabras para ramonear. Apenas algunos matorrales espinosos adornan las pendientes rocosas y alimentan, no sé como, a los rebaños nómadas. El paisaje recuerda al Cañon del Colorado, con barrancas alucinantes. Etapa durísima con 1600 mts de desnivel y tres collados exigentes. Ultimo descenso trialero y larguisimo, divertido y cansado. Llegamos a N'koop.
5ª etapa, 98 kms, casi la mitad de pista, incómoda y pedregosa. Por otra parte mas de la mitad de asfalto cómodo y rápido. Nos acercamos al desierto y el tramo de pista es agotador, con caminos rizados entre llanuras renegridas. Para llegar a Zagora nos toca sufrir con un fuerte viento en contra.
6ª etapa. 23 kms. Llanos y por asfalto pero con viento en contra, todo para acercarnos hasta las primeras dunas del Sahara, un tanto ridículas allí aisladas, huérfanas de desierto que las cobije. Para las fotos con los camellos.

El viaje y los viajeros :
Tengo que avisar al escritor Eduardo Mendoza de que he encontrado a Gürb, el marciano extraviado de su libro. Que sepa que está conduciendo un Land Rover destartalado por Marruecos, acompañando a grupos de ciclistas. Enrique le rebautizó como Azarías, en homenaje a Los Santos Inocentes.
Nos acompañó también un preocupado y profesional guía, de nombre Mohamed, estaba bien informado de la política mundial y no ocultaba sus ideas, admiraba a Zapatero, aborrecía de Aznar, de Mariano, aplaudía a Chávez, a Castro. Algún rato pedaleó con nosotros y se picó, con éxito al principio, pero al final tuvo que hincar la rodilla, ante los profesionales como él decía. ¿y con que bici? Os preguntareis. Pues con la de algún Biciglotón/a que se motorizó en cuanto tuvo oportunidad, dicho sea sin animo de meter el dedo en el ojo de nadie.
Del resto, yo me calificaré como normal que para eso soy el que suscribe, y de Carmela tampoco voy a decir nada porque ponga lo que ponga seguro que acabo durmiendo en el sillón. Los otros no son normales… son especiales.
El Tato Jorge, ciclista excepcional, inagotable en sus bromas y chascarrillos, y encima buena persona. Lo que no domina mucho es hacer caballitos, porque supongo que la hostia que se pegó no formaba parte del ejercicio. Si tenía algo de dignidad la perdió en ese mismo instante. Aunque no le dimos mucha tralla, la justa, porque como es médico de bicis contábamos con el para las averías.
Kike, entrañable, un tío cojonudo, con mas paciencia que el Santo Job y mas hambre que Carpanta, tuvo la dicha de no cometer ninguna trastada digna de mención, librándose así de la ignominia que arrastramos los demás.
La Srta. Mascioli, ferviente admiradora de su presidente, y sobre el que vertía toda clase de elogios cada vez que tenia oportunidad. Recientemente se ha declarado interesada en conocer el lenguaje cheli castizo, esperemos que se le dé mejor que el regateo en los zocos. Insalah.
Prisa mata, oseasé... Eugenio.¿como se puede perder un vuelo ¡¡que sale a las 12:20!!? Seguro que sangre mora corre por sus venas, tranquilo y equilibrado a pie y un loco al volante…¿te suena?.
No me lo toméis muy en serio, todavía llevo el subidón de las risas que nos hemos echado juntos.
My friends.
Cuando pueda subo algunas fotillos.

miércoles, 7 de mayo de 2008

El Maghrib el-Aqsa 10.05 / 18.05.2008

Assalam walaikum




Pues eso, que me voy a Marruecos una semanita, a recorrer con la bici el Alto Atlas, las gargantas de Todra, el Sagro y llegar cerca del Sahara. A la vuelta lo cuento.
Walaikum assalam