jueves, 18 de diciembre de 2008

CAGÜENLATECNOLOGIAYANKEE - LA SEMIFRUSTRADA VUELTA AL CERRO DEL PENDON 18,12,2008


















Con lo bonito que pintaba el dia, con la de arroyuelos y charcos que adornaban los caminos, con la de nieve deslumbrante alegrando nuestros instintos infantiles, rodeados de un paisaje de ensueño…… vá…y se rompe el cierre de la tija del sillín. A ver si el Obama se pone las pilas,que esto no se puede consentir. Menos mal que al menos llevabamos unos cuantos kilometros disfrutados. Un arreglo de MacGiver (encima con cinta "americana") y se sujeta lo justo para volver por carretera.

Esta zona ahora mismo está espectacular, asi que aho que volver lo antes posible.



sábado, 6 de diciembre de 2008

SENDEROS Y TRIALERAS DE HOYO DE MANZANARES

Los Reyes han venido adelantados, y bien tempranito he visto despejarse la niebla camino de la sierra. Habia que probar mi nueva máquina, y ningún lugar mas apropiado que los entretenidos caminillos de la sierra del Hoyo.


¡¡ Dale de comer !! ¡¡ Tú dale de comer !! Me animaba Miguel "Chispas" y yo venga a tragarme piedras, pedrolos y pedruscos. Un par de revolcones sin mayores consecuencias que un par de tiritas, y una cara de inmensa felicidad como corresponde a un niño con juguete nuevo.




El cielo estaba un poco tristón pero nosostros hemos pasado una divertida mañana, una rutilla no muy larga pero intensa, con subida al mirador del Diablo incluida y su correspondiente descenso. El resto, una sucesión de bajadas y repechos entre arroyos, piedras y matorrales, una gozada.

domingo, 9 de noviembre de 2008

PARQUE NATURAL DE LOS CALARES DEL MUNDO 5-6-7/11/2008

Buen ambiente, buen tiempo, buenos paisajes y una buena ración de cuestas es todo lo necesario para pasar unas gratificantes jornadas de bici y risas.

El buen humor estaba garantizado teniendo en cuenta la plantilla de bikers: El Tato y Enrique, ya nombrados en anteriores aventuras, y Angel "Lillo", otra buena pieza (Desde que le ví colocando en fila los macarrones antes de comérselos he procurado no darle nunca la espalda) vamos que normal, lo que se dice normal...ninguno.

Establecidos en Riópar en las cercanías del nacimiento del Rio Mundo, hemos recorrido estos espectaculares paisajes, un auténtico paraíso para la bici de montaña. Una maraña de senderos exigentes y divertidos están a disposición del que quiera divertirse o sufrir con este deporte, además de disfrutar de una naturaleza exuberante.

Entre bosques y barro nos hemos acercado a las paredes desde las que el rio se precipita hacia el valle en esplendidas y aparatosas cascadas, hemos sudado en dura ascensión hasta la zona conocida como el Calar del Mundo, una altiplanicie rocosa de aspecto lunar por la que se filtra el agua que formará después el rio, hemos disfrutado como locos con un descenso alucinante por un sendero, primero pedregoso y después revirado entre los árboles de un frondoso bosque. Hasta yo con mi torpe acongoje he bajado como si supiera, intentando emular al kamikaze Jorge y al padaguan Lillo.

En fin que os dejo unas fotos para que os hagáis una idea, el resto, la alegría y el jolgorio no caben en una crónica.






















































Un video de la ruta en Producciones El Tato : VIDEO

miércoles, 1 de octubre de 2008

BURGOS - COVARRUBIAS - STO.DOMINGO DE SILOS - CAÑÓN RÍO LOBOS - BURGO DE OSMA - MEDINACELI -- 28/29/30,9,2008

Hace 10 años recorrí en compañía de mi colega Luis la primera ruta con alforjas. El resultado fue tan gratificante que desde entonces todos los años rodamos en plan cicloturista algunos cientos de kms buscando los paisajes mas espectaculares, las zonas más recónditas y menos conocidas.
Por aquel entonces apenas se conocía algo acerca de una "Ruta de Cid", así que recabamos la información que pudimos y nos pusimos en marcha, desde Medinaceli (Soria) hasta Valencia. En recuerdo, casi homenaje a aquella ruta hemos decidido completar las primeras etapas de la misma, para las que entonces no tuvimos tiempo :

DOMINGO 28,9 : Aunque el tren llega a Burgos con bastante retraso tenemos toda la tarde para rodar los 65 kms que nos separan de Sto.Domingo de Silos. La ruta está en plena promoción, hay pagina web, tracks para GPS, folletos, y el camino está señalizado por lo que en principio no hay
mayor problema que las propias fuerzas, pero el amigo Murphy siempre acecha y en apenas una decena de kms de andar por las altas parameras burgalesas ya estamos perdidos. Las vallas crecen por los campos mas que las setas y una de ellas nos obliga a dejar el trazado del GPS y confiar en las señales pintadas en las piedras del sendero, hasta que nos despistamos definitivamente atrapados en una red de pistas construidas para la instalación de los molinos de viento que adornan todos los cerros. Otro detalle de modernidad y surrealismo: aquí , en medio de la nada, a pocos kms de Atapuerca donde reposan los restos del "Homo Antecesor", pongo el móvil y felicito a mi hija por su cumpleaños.. Ella está en Nueva York.
















Cualquier situación empeora si se la deja, y si se intenta solucionar atajando se puede convertir en una odisea… vamos que acabamos empujando la bici por medio de un sembrado intentando recuperar el rumbo. Cuando lo conseguimos rodamos por pistas escondidas, zonas boscosas y solitarias, agradables de recorrer, pero hemos perdido mucho tiempo y tenemos que decidirnos por tomar el asfalto para recuperar ritmo antes de que desaparezca la luz. Al final tenemos que quedarnos en Covarrubias, bonita población donde anduvo Fernán González en su empeño de crear la nación castellana. Están de fiestas así que podemos bailar un vals o paquito el chocolatero, pero apenas conseguimos picotear algo para cenar porque las cocinas de los bares están cerradas.

















LUNES 29,9 : El recorte de ayer nos añade mas distancia para hoy, y como queremos tener tiempo para disfrutar del río Lobos decidimos ir por asfalto. Santo Domingo de Silos-Murphy-Lunes cerrado. El cura de la entrada muy simpático, amable y dicharachero pero no nos deja asomarnos para ver el claustro románico (lo conseguimos brevemente en un descuido).

Paseamos por el Desfiladero de Yecla, estrecho pasaje entre altas y verticales paredes y seguimos por carreterillas de 4ª hasta Hontoria del Pinar.

Aquí empieza la joya de la ruta, el Cañón del Río Lobos. El sendero aunque no es muy apropiado para ir con alforjas, es una gozada que zigzaguea entre los pinos y vadea el cauce seco del rió. A mitad del cañón , cuando las paredes se empinan y se cierran sobre el lecho, empieza a fluir.
Una estampa casi idílica, pozas profundas, juncos, nenúfares, buitres, la ermita templaria de San Bartolomé asentada en una luminosa pradera en un recodo del barranco.






































Todavía mas abajo algunos recuerdos de hace años, cuando acampé por aquí varias veces, ahora está irreconocible, han crecido unos chopos inmensos que ocultan a la vista los farallones rojizos.
El cañón finaliza bruscamente y rodamos rápidos hasta Burgo de Osma, una cervecita junto a la catedral -cerrada también- es el perfecto colofón de la jornada.

MARTES 30,9 : Unos primeros kms increíbles que discurren por bosques de encinas, de sabinas, de pinos. Se nos cruza un zorro, un corzo, la naturaleza a tope, aunque el camino a veces se medio pierde y se nos encoge el ánimo pensando en que tengamos que volvernos por donde hemos venido. No es el caso, y durante casi 3 horas disfrutamos como enanos de la bici y del paisaje. Por esto merece la pena sudar.
Después de Berlanga de Duero el cambio es radical, paisaje áspero, estepario, apenas hay matojos entre el suelo pedregoso, aunque siempre hay alguna sorpresa, como el curso del río Escalote, cortados y buitres. Transitamos el resto de la larga jornada por pequeñas carreteras locales, pequeñas aldeas, muchos restos de antiguos pobladores, tierra reseca.
¿Qué buscaban aquí los romanos? , ¿Qué hace aquí la gente? Tan cerca de casa y tan lejos, es como estar en la Luna. Por fin Medinaceli, casas restauradas, calles empedradas, un poco como un decorado sobre esta alta atalaya. Sublime el arco romano del siglo II, fotogénica la plaza Mayor, amplísima y porticada.

















Esto se acaba, solo nos queda descender hasta la estación y volver a casa.

lunes, 15 de septiembre de 2008

ARANBIKE 2008 13,09,2008

Nuevamente a la cita Pirenaica aunque ha coincidido con la "Noche en Blanco" y me cuesta decidirme, pero los Pirineos se lo merecen todo, además la compañía es inmejorable y también garantiza unos buenos ratos de risas y alborozo.

Por desgracia el tiempo no acompaña y el día se presenta frío, adusto,amenazante, así que de entrada ropa de invierno que después incluso se quedará corta. En los primeros kms han incorporado unas trialeras tremendas, un sendero resbaladizo con unas pendientes importantes y aunque al principio me atrevo a bajar montado, la triste realidad se me viene encima, mejor dicho yo me caigo encima encima de la realidad, vamos que me ostio. No es nada, algún rasguño y moratón, pero ya me ando con precaución y veo con envidia como los machacas bajan a toda leche mientras yo bajo andando con cuidado, menos mal que alguno que otro también es de la infantería y anima mi maltrecha moral.


Solventado el mal trago solo queda apretar los riñones y salvar los mas de 700 mts de desnivel que tenemos hasta coronar en los remontes del Pla de Beret. Aunque duro, este tramo es una gozada, ganando altitud viendo constantemente el valle de Aran, con sus pueblecitos tan típicos y aseados aquí y allá, su verde intenso, sus espesos bosques, y sus impresionantes picos (alguno ya con nieve) rodeando el valle.
El suelo esta húmedo y hay trechos que las ruedas se pegan y la bicicleta pesa como un camión, también pudiera ser que mis piernas no dan para más, pero antes de que la cosa se ponga fea de verdad y después de un par de rampas duras, duras, llego a los 1800 mts de altitud, donde acaba lo mas fuerte de la ascensión. Ahora la niebla empieza a ocultar el paisaje y parecemos fantasmas recorriendo el tramo de campo a través que nos lleva hacia la estación de Beret.


Subiendo en el telesilla la cosas ya si que se pone mal, la ventisca arrecia con un vientecillo helador y unos finos granos de hielo. Menos mal que el recorrido no es muy largo, lo que no impide llegar arriba medio pasmado frío, incluso hay varios ciclistas que han tenido que meterse en la caseta del telesilla para entrar en calor. Me pongo de todo, chaqueta, chubasquero, guantes largos, buff, pero de todas formas el descenso es bastante penoso, y peligroso, con mucha piedra suelta y barro.
El resto de la ruta resulta una dura prueba, llueve con fuerza y ya voy calado hasta los huesos, es todo prácticamente bajada, a ratos trialera y siempre embarrada, debería ser una gozada descender viendo todo el valle a mis pies pero con la lluvia, el frío y la niebla la mayor alegría me la llevo al llegar a meta y poder quitarme la ropa empapada. Ahora a recuperarse.

jueves, 4 de septiembre de 2008

ASCENSION AL MONDALINDO 03,09,2008

El Mondalindo (1831 mts.) es uno de los grandes de la sierra de Madrid, y seguramente el mas solitario. Ya llevaba bastante tiempo pensado en hacer una ruta que me llevara hasta su cumbre y hoy a sido el día. Ha sido una escapada gratificante, descubriendo nuevos caminos y disfrutando de unas vistas increíbles, de lo mas impresionante de la sierra, el inmenso espacio que se abarca desde su cumbre, por cualquier lado que mires, es una buena recompensa para el esfuerzo que supone llegar hasta allí, salvando un fuerte desnivel y porteando la bici algún trecho.

Perder altura de salida sabiendo que tienes por delante una buena ascensión siempre me ha fastidiado, pero esta mañana tan agradable te anima a olvidarte y disfrutar. Un pequeño callejeo por Bustarviejo y tomamos la cañada que nos lleva hacia el puerto del Medio Celemín, que hoy nos va a servir de calentamiento. A pesar de su poco desnivel es penoso de rodar por el mal estado de la pista, plagada de piedra suelta donde los patinazos y falta de tracción son constantes.

Desde el collado del puerto el inmenso valle del Lozoya está dominado por el color pajizo de las hierbas secas, el aire esta turbio y hay un ambiente de tensa espera de las lluvias del otoño ya próximo. Un entretenido descenso requiere nuestra atención, después del cual, ya en las cercanías de Lozoyuela, tomamos el desvío hacia Garganta, punto en el que empieza la larga subida que nos llevara hasta la cumbre.

Alternamos rampas empinadas con largos tramos de subida tendida y cómoda, de pista en buen estado con trechos pedregosos, de zonas despejadas con pinos militarmente alineados, y nos tocara bajarnos varias veces para traspasar puertas que controlan el paso del ganado. Según ganamos altura el paisaje se agranda, el valle del Lozoya se nos muestra desde una perspectiva nueva. El pinar se va espesando y sus sombras nos ofrecen un frescor que se agradece, ya que cuando el viento se detiene el calor resulta un tanto agobiante. Algunas paradas para disfrutar de las vistas o para saborear las primeras moras de la temporada hacen aun mas llevadera la ascensión.

La pista se acaba bruscamente, sin caminillo ni sendero que la de continuidad, así que no queda mas remedio que trepar por una incomoda y empinadísima ladera unos 300 metros agotadores, hasta la mismísima cuerda de cumbres. Aquí un retorcido y casi fantasmal sendero nos lleva entre las piedras, a veces encima de la bici a veces al lado, hasta la marca geodesica que adorna la cima del Mondalindo.

El aire espeso de la calima enturbia la visión del inmenso horizonte que nos rodea, lo saboreamos a la vez que un reconfortante bocadillo.

Disfruto descendiendo por una trazada apenas insinuada entre las piedras, aunque como mi habilidad técnica es mas bien justita me toca desmontar mas de una vez, y mas de dos, pero es una gozada recorrer este sendero que serpentea por la mismísima línea de cumbre. La pendiente se suaviza y nuevamente el camino se pierde, así que directamente pedaleamos campo a través atravesando unas verdes graderías donde las vacas y los caballos pastan o descansan en las zonas mas verdes.

Hay que pedalear con fuerza para traspasar el muro de ramas que esconden un divertido y sinuoso senderillo que llanea desde el Collado Abierto, rodeando Cabeza de la Braña, los altos matojos cubren la altura de la bicicleta en la que hacen un buen trabajo de limpieza, y de paso nuestras piernas. Bruscamente llegamos al pinar que se extiende por las alturas del puerto de Canencia hasta el que llegamos en rápido descenso por una buena pista. Carretera hacia Miraflores. Poco antes del pueblo tomamos un relajante camino, y acompañados por el meloso olor de la jara recalentada llegamos a destino, completando así una jornada fenomenal.

domingo, 10 de agosto de 2008

SOTO DEL REAL-HOYA DE SAN BLAS 10,08,2008



Todos los días pienso lo mismo, pero hoy si que es verdad de la buena ¡¡ hoy hace un calor de muerte!!. De todas formas nos hemos puesto en marcha arropados por largos tramos de sombra, recorremos pistas y veredas, siempre ganando altura, hasta las cercanias de la capilla de San Blas, donde por fin nos metemos de lleno en el pinar. Ahora si es todo sombra, pero de todas formas sigue haciendo una temperatura agobiante.


Tomamos el desvio para coger la pista alta de la Hoya de San Blas, y nos encontramos un andarin un tanto despistado que baja buscando la forma de entrar en la Pedriza por el collado de la Ventana. No parece muy experto el chaval, le ponemos al corriente de donde está y le vemos alejarse sin mucha conviccion.

Desde el mirador del final de la pista el panorama es espectacular, aunque el cielo esta un tanto polvoriento y en el horizonte resalta la pesadilla del paisaje : las torres de la Pza. Castilla, omnipresentes desde cualquier lugar.
La tortuosa senda que desciende por el pinar nos hace sufrir con nuestra técnica mas bien justita, y ya en la pista baja todo es descenso hasta las cercanias de Soto, donde para alargar un poco la excursion tomamos un caminillo muy entretenido que nos deja en el carril bici.

Una bonita ruta, un par de cervecitas, un domingo perfecto.

viernes, 1 de agosto de 2008

Cercedilla-Fuenfria-Schmid-Navacerrada-Cabrillas-Tuberia-Senda Ortiz-Barranca-Cercedilla 30,07,2008

Parece que al día le cuesta desperezarse y un silencio casi sepulcral nos acompaña subiendo por la carretera de la Republica, apenas algunos trinos lejanos y escondidos se perciben en el tranquilo pinar. No está el campo muy expresivo, así que nos vamos a fijar en algunos de los carteles que nos van saliendo al paso, y que esconden una historia, un homenaje, un recuerdo, una curiosidad.










En el arroyo Navazuelo, una indicación nos señala la senda que lleva a la Ducha de los Alemanes, un agradable rincón amenizado por un par de cantarinas cascadas, en las que parece ser gustaban de bañarse antaño los grupos de excursionistas que recorrian los primeros senderos de este valle. Por extraño que parezca el hecho es que muchos de ellos eran de origen Teutón, de ahí el nombre de este paraje.
Unos cientos de metros mas adelante encontramos un mojón esculpido : "El descanso de Gonzalez Bernaldez", y que esta dedicado a la memoria de Fernando Gonzalez Bernaldez, naturalista, biologo, y pionero de la ecologia en nuestro pais .

Poco antes de la pradera de Navarrulaque está el mirador de los poetas, dedicado a los vates Luis Rosales y Vicente Alexandre, así como el "reloj de Cela" un deteriorado remedo de reloj solar.
















Mas curioso resulta el nombre de Navarrulaque, que tiene ascendencia euskera, y viene a significar mas o menos "la primera de las piedras" y que hace referencia al pico Majalasna como "el primero" de los Siete Picos.
Ya en el puerto de la Fuenfria, tomamos el camino Schmid, que debe su nombre al montañero que abrió esta senda: Edouard Schmid, de origen austriaco, y que buscaba unir el refugio que la Sociedad Montañera Peñalara tenia en Navacerrada con el de Fuenfria.

Apenas iniciado el camino nos encontramos con la Fuen Fria, la fuente del Puerto, que da nombre al mismo y que ha llenado millones de cantimploras con sus siempre gélidas aguas.

Desde aquí, el resto de la ruta es mas complicado y entretenido para ir en bici, asi que estemos atentos al camino.

domingo, 6 de julio de 2008

MONTAÑA PALENTINA 30,6 // 03,07

Formando parte de la Cordillera Cantábrica, al norte de la provincia de Palencia, un conjunto de sierras se cruzan y entrecruzan,muchas de sus cumbres sobrepasan los 2,000 mts de altitud rodeados de amplios valles y multitud de bosques de robles y hayas dan cobijo a los últimos ejemplares de Oso Pardo. En resumen, un conjunto espectacular para practicar bicicleta de montaña.
Nos alojamos en Ventanilla, un pequeñísimo pueblo situado en cola del pantano de Ruesga. La casa rural está regentada por unos tipos digamos… peculiares…, y dejémoslo ahí. El lugar es tranquilo y agradable y resulta ideal para esta semanita deportiva.
Somos cinco bicicleteros, German "Padre Pitillo" , Fernando "Terry", Jorge "Tato", Luis "Sito" y servidora. ¡ah! Tenemos un sexto personaje, aunque no pedalea ,solo ladra de vez en cuando lo has adivinado.. Un perro.
Aunque resulte un tópico decirlo, lo mejor como siempre ha sido la compañía, las bromas, los chistes, los piques, ha sido una semana casi agotadora de risas y buen humor, y además hemos montado en bici.

Lunes, 30,06 - VUELTA AL PANTANO DE RUESGA - 20 KMS.

A mediodía llegamos la avanzadilla (Jorge, Luis, Pepe). Apenas terminamos de alojarnos, un pequeño descanso y nos ponemos en marcha con la idea de hacer una pequeña ruta de reconocimiento por los alrededores del pueblo dando la vuelta al pantano de Ruesga. Llevamos un track preparado, dibujado sobre un mapa topográfico y descubrimos lo que casi va a ser una constante de todas las rutas : muchos de los supuestos caminos no existen, en el mejor de los casos apenas un sendero parece dibujarse entre los prados y bosques. Aventura al canto.




























Junto a la iglesia del pueblo nace la pista, y casi muere también, ya que rápidamente se pierde entre los prados, por los que pedaleamos como buenamente podemos intentando mantener la dirección apropiada. Conseguimos llegar al siguiente pueblo, San Martín de los Herreros. Aquí el camino no llega ni a empezar, por lo que seguimos un corto tramo de carretera.
Ahora si parece que el sendero es ciclable, apariencia que dura menos de 1 km, caemos en una buena emboscada, en el sentido literal ya que acabamos pateando por un cerrado bosque de robles en el que no hay rastro de la ruta, que tenemos que seguir confiando en la trazada del Gps. Al fin conseguimos salir del atolladero, siendo el resto una agradable excursión que rodea el entorno casi idílico del pantano, no digo mas que hasta hay un chiringuito.

Martes 01,07 - VALLE DEL PINEDA (ALTO CARRIÓN) - 54 kms

Ya estamos el grupo al completo, tenemos hasta un invitado amigo de German que vive en la zona, Alvaro.
Al poco de la salida volvemos a repetir la jugada de ayer y nos toca patear por medio de los prados buscando la forma de llegar a Resoba. A partir de aquí la ruta es una gozada, aunque la primer subida es exigente, con un suelo de piedra suelta en el que no se rueda con comodidad.
El valle de pineda compone unas vistas increíbles, es inútil intentar describir el paisaje que nos rodea, el rio de aguas transparentes discurre por un amplio valle que poco a poco se va cerrando hasta encontrarse con las paredes del Curavacas, los altos de Riofrio y Fuentescarrionas.



























Todavía quedan abundantes manchas de nieve en las pétreas cumbres. Completamos la aventura con una buena caminata, a ratos cargando directamente con la bici, hasta el pozo de Curavacas, a 1800 mts. Ya de vuelta compruebo porque mi técnica es tan pobre, es que esta muy mal repartida, hay gente que baja por estos pedruscos mas rápido que yo por carretera, aquí por supuesto voy andando ya que incluso en las zonas menos difíciles me siento inseguro viendo delante de mi a Jorge haciendo regateos, y no sé si son para evitar los obstáculos o para buscarlos y pasar por encima, que injusto es el mundo.
El regreso es más fácil, recorriendo el valle de vuelta y haciendo una cómoda remontada y un vertiginoso descenso hasta Santibáñez de Resoba, ya cerca del destino. Una excursión totalmente recomendable.

Miércoles 02,07 - LA FALLIDA VUELTA AL VALLE DE PERNIA - 36 KMS.

Amanece nublado, tal y como predecía el telediario y mira por donde hay otras cosas que también están mal repartidas y tenemos algún componente que se niega a salir con riesgo de lluvia (no haremos sangre diciendo quien fue), y ahí se quedó, "haciendo regateos" entre el portátil y las cervecitas.












Remontamos la carretera que nos lleva hasta el Parador, desde donde un bun camino que desciende por el robledal nos acerca a Arbejal. Parece que la cosa va a ir bien cuando vemos que el siguiente tramos, en subida, también es por una pista despejada, pero al poco comprobamos que era una ilusión, el camino desaparece del todo, a pesar de lo mal que pinta seguimos en un largo pateo monte arriba siendo el track hasta la cumbre del cerro La Loma, donde vemos que es imposible continuar.




Descendemos monte a través hasta otra pista que vemos, por la que rodamos hasta que nuevamente se pierde, esta vez dejando paso a un divertido sendero que atraviesa el bosque hasta la orilla del embalse de Requejada, un agradable lugar donde reponemos fuerzas. Inasequibles al desaliento, rodamos por la orilla buscando una continuación, pero después de ascender y descender un par de veces por distintos senderos nos rendimos y volvemos hacia la carretera que nos lleva hasta el muro de la presa. Desde aquí tampoco vemos claras las pistas, por lo que decidimos dar por finalizada la expedición volviéndonos tranquilamente hacia el destino.
Por cierto, no cayó ni gota de agua en todo el día.

Jueves 03,07 - COLLADO DE PAMPORQUERO Y BRAÑOSERA. - 68 kms.

Esta vez partimos desde Cervera de Pisuerga, desde donde una mezcla de pistas y algún tramo de carreterilla, salvando varias lomas por un paisaje agradable de prados, y bosquetes, atravesamos varios pequeños pueblos Hasta llegar a San Cebrian de Mudá, donde empieza un largo ascenso. La pista es buena y aunque tiene alguna rampa durilla, nos permite ascender cómodamente los 600 mts de desnivel que nos separan del collado.
Desde aquí las vistas son alucinantes, bosques, prados una explosión verde rodea las tortuosas orillas del embalse de Aguilar. Hay que verlo.














































Nos espera un larguisimo descenso, divertido y rápido al principio por parajes de gran belleza, tranquilo y relajado después cruzando un sombrío y bucólico hayedo, que invita a hacer frecuentes paradas para disfrutar y hacer unas fotos. Pasamos cerca de Brañosera, del que dicen es el municipio mas antiguo de España, y recorremos nuevamente las suaves colinas que nos dejaran junto al rio Pisuerga. Por su orilla derecha una amplia pista nos provoca a pedalear con ganas, lo que nos deja rápidamente en el punto de partida.