jueves, 29 de mayo de 2008

CAMINANTE, SI HAY CAMINO 26,05,08 / 29,05,08











Esta debería ser una crónica de unos dias de andarín por el Camino de Santiago, pero es un relato tantas veces repetido por cientos de peregrinos que he preferido contar otro aspecto, el lado oscuro del camino… una noche de albergue.
Cuando todavía clarean las ventanas con las ultimas luces del día, los caminantes van acomodándose para el descanso, algunos incluso parecen ya dormir a pesar del ruido. Poco a poco van consumiendose las charlas, las risas, y entonces comienza a tomar cuerpo una sinfonía oculta, de cuerpos revolviéndose, envolviéndose, crujir de literas, de cremalleras, toses, carraspeos y algún cuesquecillo apenas reprimido.
También estos sonidos se van acallando, apagandose…apenas unos instantes de silencio y brota una nueva cacofonía, al principio espaciada pero que va creciendo. Se perciben bufidos, gruñidos,alguno ya resopla vibrando los belfos como potrillo feliz, van acompasándose, animándose, compitiendo, el tono se eleva y se eleva hasta que algún gruñido desmedido, como de hipopótamo hambriento suspende la coral bruscamente. Alegria pasajera de los insomnes, que aprovechamos para cambiar de postura… y vuelta a empezar.
Sobre el casi rítmico soniquete empieza a surgir, a destacar, un tanto desabrido, silenciando incluso al resto, alguien desafinando ostensiblemente..ese esta aserrando el tronco con el serrucho mellado, o no se explica tal desorden gutural, incluso parece amenazante, ahora protesta, un grito, una pelea, berridos, relinchos, chillidos..¡¡ostras!! Si parece una combate entre un Tiranosaurios y un Triceratops..toma dentellada… y esos gruñidos bestiales.. Le ha matado y lo está devorando,la saliva le llena la garganta y tose exagerado, sigue, continua con un quejido largo, creciente, sostenido…joder..parece una carrera de formula uno.. Ya lo entiendo, este tío ronca siguiendo un guión, seguro que tiene hasta argumento…se queja, casi a voz en grito, gime, solloza.. O ha llegado el último o se ha piñado, pues me alegro.
Los demás estamos todos despiertos, callados, atónitos, con el corazón en un puño, se puede sentir la tensión y algún que otro pedete se escapa aprovechando el jaleo.. Hay que reaccionar, hay que hacer algo…¿le despierto? ¿le asfixio con la almohada? ¿le clavo el bastón en el corazón?.. Porque humano no puede ser.. Pero… parece que se calma... expectación... si así es... se apaga bruscamente.
De nuevo rebullir de cuerpos cambiando de posición. Tímidamente pero imparable vuelve a renacer el coro popular, casi relajante, de ronroneos, silbidos, mugidos.. Todo vuelve a su ser.

800 kms de caminar no es nada, 15 kg de macuto a la espalda es una tonteria… para casi 30 noches en un albergue del Camino de Santiago hay que ser un tío recio… es para pensárselo.
Que lo sepas.

8 comentarios:

  1. If im in the situation of the owner of this blog. I dont know how to post this kind of topic. he has a nice idea.

    ResponderEliminar
  2. Encima el tio ya lo tiene en el blog.

    Pepe, TE ODIO.

    ResponderEliminar
  3. Hay que joderse, que siempre hable el que más tiene que callar, que frágil es la memoria cuando uno quiere y como se omiten o terjiversan las cosas cual "losantos" en su programa matutino. ¿Acaso has olvidado la noche en la jaima de Marruecos?, ¿Acaso no crees las cosas que te contamos al amanecer de esa mañana?. Ahora sabes lo que sufrimos los que dormimos al otro lado de la lona.

    Anda, disfruta por nosotros.
    Jorge, El Tato

    ResponderEliminar
  4. De corazón te lo pido... Jorge.. perdoname.

    ResponderEliminar
  5. mucha envidia veo yo por aquí :P pero sana, seguro que sana..

    Es una forma muy curiosa de abordar el tema... que sobre yagas, dolores y kilómetros ya hemos hablado..

    Cuando la hicimos en bici me gustó mucho la experiencia.. pero seguro que a pié es totalmente distinta...

    ResponderEliminar
  6. Pura literatura escatológica,los que hemos pasado alguna nochecita toledana como la que tú tan bien describes..te entendemos pero que muy bien. Aunque ni el mismísimo Don Francisco de Quevedo y Villegas hubiera descrito con tanta riqueza de matices los dolos y quebrantos de una noche en un albergue.
    Pepe... eres el más grande!!!

    ResponderEliminar
  7. ¿¿Montse?? ¿¿eres tú??
    A ver si nos volvemos a ver, que andas muy perdida.

    ResponderEliminar
  8. SSííí, soy yo.Con tanta lluvia los fines de semana y tanto viaje de unos y otros, no hay manera de coincidir. Aunque no se me olvida montar en bici porque he estado una semanita en Holanda y otra en Formentera y después de leer la crónica de Pablo me están dando unas ganas de irme a Berlín...Os pasaría una crónica pero ni esforzándome llegaría al nivel de Pablo o al tuyo, que habeis puesto el listón muy alto. Y cualquiera lo dice muy alto que enseguida me sale un odiador virtual (hola Fernando, qué tal..?). Hasta pronto.

    ResponderEliminar