domingo, 6 de julio de 2008

MONTAÑA PALENTINA 30,6 // 03,07

Formando parte de la Cordillera Cantábrica, al norte de la provincia de Palencia, un conjunto de sierras se cruzan y entrecruzan,muchas de sus cumbres sobrepasan los 2,000 mts de altitud rodeados de amplios valles y multitud de bosques de robles y hayas dan cobijo a los últimos ejemplares de Oso Pardo. En resumen, un conjunto espectacular para practicar bicicleta de montaña.
Nos alojamos en Ventanilla, un pequeñísimo pueblo situado en cola del pantano de Ruesga. La casa rural está regentada por unos tipos digamos… peculiares…, y dejémoslo ahí. El lugar es tranquilo y agradable y resulta ideal para esta semanita deportiva.
Somos cinco bicicleteros, German "Padre Pitillo" , Fernando "Terry", Jorge "Tato", Luis "Sito" y servidora. ¡ah! Tenemos un sexto personaje, aunque no pedalea ,solo ladra de vez en cuando lo has adivinado.. Un perro.
Aunque resulte un tópico decirlo, lo mejor como siempre ha sido la compañía, las bromas, los chistes, los piques, ha sido una semana casi agotadora de risas y buen humor, y además hemos montado en bici.

Lunes, 30,06 - VUELTA AL PANTANO DE RUESGA - 20 KMS.

A mediodía llegamos la avanzadilla (Jorge, Luis, Pepe). Apenas terminamos de alojarnos, un pequeño descanso y nos ponemos en marcha con la idea de hacer una pequeña ruta de reconocimiento por los alrededores del pueblo dando la vuelta al pantano de Ruesga. Llevamos un track preparado, dibujado sobre un mapa topográfico y descubrimos lo que casi va a ser una constante de todas las rutas : muchos de los supuestos caminos no existen, en el mejor de los casos apenas un sendero parece dibujarse entre los prados y bosques. Aventura al canto.




























Junto a la iglesia del pueblo nace la pista, y casi muere también, ya que rápidamente se pierde entre los prados, por los que pedaleamos como buenamente podemos intentando mantener la dirección apropiada. Conseguimos llegar al siguiente pueblo, San Martín de los Herreros. Aquí el camino no llega ni a empezar, por lo que seguimos un corto tramo de carretera.
Ahora si parece que el sendero es ciclable, apariencia que dura menos de 1 km, caemos en una buena emboscada, en el sentido literal ya que acabamos pateando por un cerrado bosque de robles en el que no hay rastro de la ruta, que tenemos que seguir confiando en la trazada del Gps. Al fin conseguimos salir del atolladero, siendo el resto una agradable excursión que rodea el entorno casi idílico del pantano, no digo mas que hasta hay un chiringuito.

Martes 01,07 - VALLE DEL PINEDA (ALTO CARRIÓN) - 54 kms

Ya estamos el grupo al completo, tenemos hasta un invitado amigo de German que vive en la zona, Alvaro.
Al poco de la salida volvemos a repetir la jugada de ayer y nos toca patear por medio de los prados buscando la forma de llegar a Resoba. A partir de aquí la ruta es una gozada, aunque la primer subida es exigente, con un suelo de piedra suelta en el que no se rueda con comodidad.
El valle de pineda compone unas vistas increíbles, es inútil intentar describir el paisaje que nos rodea, el rio de aguas transparentes discurre por un amplio valle que poco a poco se va cerrando hasta encontrarse con las paredes del Curavacas, los altos de Riofrio y Fuentescarrionas.



























Todavía quedan abundantes manchas de nieve en las pétreas cumbres. Completamos la aventura con una buena caminata, a ratos cargando directamente con la bici, hasta el pozo de Curavacas, a 1800 mts. Ya de vuelta compruebo porque mi técnica es tan pobre, es que esta muy mal repartida, hay gente que baja por estos pedruscos mas rápido que yo por carretera, aquí por supuesto voy andando ya que incluso en las zonas menos difíciles me siento inseguro viendo delante de mi a Jorge haciendo regateos, y no sé si son para evitar los obstáculos o para buscarlos y pasar por encima, que injusto es el mundo.
El regreso es más fácil, recorriendo el valle de vuelta y haciendo una cómoda remontada y un vertiginoso descenso hasta Santibáñez de Resoba, ya cerca del destino. Una excursión totalmente recomendable.

Miércoles 02,07 - LA FALLIDA VUELTA AL VALLE DE PERNIA - 36 KMS.

Amanece nublado, tal y como predecía el telediario y mira por donde hay otras cosas que también están mal repartidas y tenemos algún componente que se niega a salir con riesgo de lluvia (no haremos sangre diciendo quien fue), y ahí se quedó, "haciendo regateos" entre el portátil y las cervecitas.












Remontamos la carretera que nos lleva hasta el Parador, desde donde un bun camino que desciende por el robledal nos acerca a Arbejal. Parece que la cosa va a ir bien cuando vemos que el siguiente tramos, en subida, también es por una pista despejada, pero al poco comprobamos que era una ilusión, el camino desaparece del todo, a pesar de lo mal que pinta seguimos en un largo pateo monte arriba siendo el track hasta la cumbre del cerro La Loma, donde vemos que es imposible continuar.




Descendemos monte a través hasta otra pista que vemos, por la que rodamos hasta que nuevamente se pierde, esta vez dejando paso a un divertido sendero que atraviesa el bosque hasta la orilla del embalse de Requejada, un agradable lugar donde reponemos fuerzas. Inasequibles al desaliento, rodamos por la orilla buscando una continuación, pero después de ascender y descender un par de veces por distintos senderos nos rendimos y volvemos hacia la carretera que nos lleva hasta el muro de la presa. Desde aquí tampoco vemos claras las pistas, por lo que decidimos dar por finalizada la expedición volviéndonos tranquilamente hacia el destino.
Por cierto, no cayó ni gota de agua en todo el día.

Jueves 03,07 - COLLADO DE PAMPORQUERO Y BRAÑOSERA. - 68 kms.

Esta vez partimos desde Cervera de Pisuerga, desde donde una mezcla de pistas y algún tramo de carreterilla, salvando varias lomas por un paisaje agradable de prados, y bosquetes, atravesamos varios pequeños pueblos Hasta llegar a San Cebrian de Mudá, donde empieza un largo ascenso. La pista es buena y aunque tiene alguna rampa durilla, nos permite ascender cómodamente los 600 mts de desnivel que nos separan del collado.
Desde aquí las vistas son alucinantes, bosques, prados una explosión verde rodea las tortuosas orillas del embalse de Aguilar. Hay que verlo.














































Nos espera un larguisimo descenso, divertido y rápido al principio por parajes de gran belleza, tranquilo y relajado después cruzando un sombrío y bucólico hayedo, que invita a hacer frecuentes paradas para disfrutar y hacer unas fotos. Pasamos cerca de Brañosera, del que dicen es el municipio mas antiguo de España, y recorremos nuevamente las suaves colinas que nos dejaran junto al rio Pisuerga. Por su orilla derecha una amplia pista nos provoca a pedalear con ganas, lo que nos deja rápidamente en el punto de partida.

4 comentarios:

  1. If im in the situation of the owner of this blog. I dont know how to post this kind of topic. he has a nice idea.

    ResponderEliminar
  2. It could challenge the ideas of the people who visit your blog.

    ResponderEliminar
  3. Joer "Chaquesperry", como escribes, si se te diese igual bajar trialeras, no habría quién te pillase.

    Abrazos

    ResponderEliminar