martes, 29 de abril de 2008

HOYO DE MANZANARES 26,04,2008

Apenas pasamos de las 9 de la mañana y no hay duda hoy va a pegar el sol de lo lindo, así que me entretengo en rebozarme con protector mientras van llegando los Biciglotones con los que voy a repetir esta bonita ruta.

El sendero-pista avanza entre los vallados de piedra de las fincas a la sombra de grandes fresnos, recortadas encinas y el extraordinario espectáculo de un mar de blancas flores de jara. Desde las primeras pedaladas la diversión está servida, piso irregular, piedras, raíces, roderas, constantes sube baja y hoy además una extraordinaria abundancia de charcas, hoy acabaremos empapados.






En el largo descenso por el senderillo que recorre el barranco de la Trofa se producen varias caídas, la gente debe estar muy animada y con ganas de disfrutar, el día y el entorno lo merecen. El paisaje es una gozada que entretiene el tramo de acalorado sufrimiento que nos toca pasar ascendiendo por una pista a pleno sol.
Paramos a repostar junto a una verde pradera y dan ganas de quedarse a pasar la mañana a la sombra, pero tenemos muchadiversión por delante, recorremos rápidamente maravillosos senderos hasta que un paso traicionero sorprende a Migueliño "Chispas". El golpe es fuerte, una sangrante herida en la espinilla y un sospechoso dolor de hombro. Cura de urgencia y seguimos, aunque ya un poco desanimados. Un grupo acompaña al herido camino del pueblo, de retirada.






El resto continuamos pero de golpe se nos ha venido encima todo el cansancio, todo el calor y todas las dudas. Todavía nos queda lo mas duro, la subida al mirador de Peñaliendre, que ya hacemos con pocas ganas. El descenso supertrialero es un nuevo motivo de diversión, pero acabado este ya solo pensamos en terminar la ruta y se decide recortar el ultimo tramo dirigiéndonos lo mas rápido posible hacia el pueblo. Así tenemos motivos para volver cuanto antes a recorrer estos campos.

Parte médico : rotura de clavícula de "Chispas".

2 comentarios: