jueves, 27 de marzo de 2008

EL MOLAR-LA CABRERA 26.03.2008

Después del parón de Semana Santa encerrado huyendo del frio, salimos en plan casi tranquilo, a estirar un poco las piernas para irlas preparando para las rutas que nos esperan con la llegada del buen tiempo. Vamos a rodar por caminos conocidos, aunque añadiendo un poco de investigacion para ir conociendo nuevos trazados y paisajes, y parece mentira pero tenemos los paisajes salvajes aquí, al lado de casa.



Desde el Molar las pistas asfaltadas del CYII son ideales para ir de charleta un rato, hasta El Espartal, donde empezamos a circular por trazas nuevas para nosotros. El rodar es agradable y sin ningun problema llegamos a la carretera que asciende hacia La Cabrera, por donde circulamos un par de kms antes de tomar nuestro casi omnipresente GR.10, pocas rutas se
pueden hacer por Madrid sin pisar algun tramo de este sendero.




Empezamos a internarnos en un valle rodeado de aparatosos riscos, un arroyo cantarin corre entre el arbolado componiendo un entorno bucólico y agreste, aunque el tema ciclista se complica bastante. El sendero se empina hasta hacernos descabalgar y obligarnos a recorrer casi un km a patita, casi trepando y rebuscando el camino que se pierde entre multitud de peñascos y restos de troncos requemados de algun incendio, el Gps se torna casi inutil, aunque marca la direccion el sendero no existe y nos tenemos que guiar rebuscando las señales que quedan del GR, y algun montoncito de piedras, señal casi universal para localizar el camino.



















A medio trepar paramos casi agotados a descansar un rato y reponer fuerzas antes de conseguir llegar arriba, donde todavia tenemos que montar unos cientos de metros campo a traves porque
el camino está apoderado de hierbas, ademas nos encontramos varias vallas que nos toca sortear. Hacia tiempo que no nos tocaba patear tanto y estar medio perdidos entre las hierbas, esto es señal de que estamos otra vez en modo aventura "on".



Al fin el camino se vuelve ciclable y ahora es la lluvia la que nos visita, empujada con un viento racheado y desagradable. Pero como rapidamente cambiamos de direccion le convertimos en nuestro aliado, aunque cuando rachea de costado cuesta mantener la trazada. Esta zona, cercana a La Cabrera es muy gozosa de recorrer, muchas encinas, lajas de piedra, praderas, jaras y cantuesos, y un camino de arena apretada por el que se llanea comodamente hasta comenzar un brusco descenso hacia Redueña, donde retomamos las pistas del Canal. Esto ya lo hemos recorrido en muchas ocasiones, Venturada, Embalse de El Vellón, Pedrezuela y El Molar, fin de la ruta.

3 comentarios:

  1. La foto con la vaca es auténtica xD Yo tengo una con un gator si te vale :P

    besoss

    ResponderEliminar
  2. No era una vaca, era un toro y tenia pinta de mala leche. Luisito estaba acojonado, y no se atrevi� a pasar, tuvimos que dar un peque�o rodeo porque el jodio no se apartaba.
    Los toros espa�oles tienen mas casta que los lagatos usa.

    ResponderEliminar