domingo, 28 de octubre de 2007

CANAL IMPERIAL DE ARAGON 20/21 OCTUBRE 2007




Pignatelli, Ramón. Visionario que quiso unir Cantábrico y Mediterráneo por una vena de agua navegable : el Canal Imperial de Aragón.



No pudo ser, pero nos ha quedado una obra que nos sirve como excusa perfecta para montar en bici desde Tudela a Zaragoza y Fuentes de Ebro, sin mas pretensiones que disfrutar del paisaje, y admirar los restos de instalaciones que jalonan el recorrido.


Desde Tudela (Navarra/Nafarroa) el canal traza su camino entre el verdor atrapado por la geometria agrícola de las huertas que rodean el camino. El viento sopla a favor y no hay ninguna dificultad orográfica que frene nuestro ágil pedaleo, así que avanzamos rápidos.



















En Gallur un peculiar ascensor facilita el cruce del canal y salvar el desnivel que hay entre los dos núcleos de la población, aquí en medio del campo es bastante chocante. Mientras hacemos alguna foto, un potente altavoz difunde desde la iglesia el horario del entierro de uno de us vecinos. Curioso pueblo.




Patos y pescadores animan la ruta cuando rodamos por Zaragoza. Carril bici. Alojamiento, tapas y pinchos. El primer día ha sido completo.

















A las afueras de la ciudad una serie de antiguas y desmontadas esclusas marcan el final de la parte antigua del canal, convertido a partir de este punto en canal de riego.

Todavia se recorren 30 kms. hasta que poco antes de Fuentes de Ebro la via de agua practicamente se esfuma y desaparece entre campos arados, después de 135 kms. de recorrido.



El cierzo que ha sido nuestro aliado, se convierte en enemigo cuando giramos de vuelta hacia Zaragoza, pero el recuerdo de los bien surtidos bares de la capital nos animan en nuestro esfuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario