miércoles, 7 de noviembre de 2007

ALCALA DE HENARES-PARQUE-SANTOS HUMOSA-SANTORCAZ-ANCHUELO 07.11.07

Es sorprendente la poca circulación que me encuentro y eso que es "hora punta", así que llego a casa de Sito a las 9,30, puntual. Una hora mas tarde estamos aparcados a las afueras de Alcalá, en la entrada al Parque Natural "Los Cerros". Había dudas en cuanto a la vestimenta ¿ropa larga? ¿ropa corta?. Los 12 grados que marca el coche las disipan... de corto.
Empezamos a rodar y vamos descubriendo un sorprendente paisaje, multitud de profundos tajos forman una maraña de estrechas cárcavas que se cruzan y entrecruzan entre pequeños bosquetes de pino.


















El arroyo de la Zarza no tiene agua, en su lugar una revirada senda recorre un cauce que poco a poco se va encajonando entre unas verticales paredes de arenisca, que se van acercando hasta echarse literalmente encima del camino. Una pequeñas cascadas sin agua y salimos a la pista por la que atravesamos un pinar para despues trepar muy duramente hasta coronar el Ecce Homo, colina que desde sus cerca de 840 m. domina el valle del Henares. Amplias vistas sobre Alcalá y la planicie que se pierde al otro lado del río, entre bruma y polución.


Después de un descenso con precaución nuevamente pista ancha que se irá tornando pedregosa, además han pasado maquinaria para ensancharla y con las piedras y la tierra grumosa es impracticable en los tramos de mayor pendiente.


La senda corre por un panorámico balcón sobre el valle, hacia Santos de la Humosa, recorriendo un paisaje estepario, donde las encinas apenas consiguen levantarse del suelo como arbustos enjuntos, entre matas de esparto.











En Santorcaz hacemos pausa para repostar junto a un restaurado lavadero, agua cristalina brota abundante de los caños que llenan las cubetas. Por anchas pistas llegamos a las cercanías de Anchuelo, y desde aqui por una via pecuaria junto a la que corre un arroyuelo cantarín, descendemos hasa Villalbilla.


Un corto tramo de asfalto y un cómodo camino nos dejan nuevamente a las puertas del Parque y no nos resistimos a recorrer nuevamente la senda del inicio, esta vez picando de bajada. Diversión para terminar una bonita jornada biker.

No hay comentarios:

Publicar un comentario